15037169_1205740779513038_8694803578024684_n

“Miradas Ocultas sobre el paisaje urbano”

Este sábado 12 de noviembre de 2016 inauguramos nuestra primera exposición colectiva “Miradas Ocultas sobre el Paisaje Urbano”, en los espacios de la Asociación Venezolana de la Comunidad Fotográfica y Afines (AVECOFA), la cual estará hasta finales del mes de enero de 2017.

A continuación compartimos con uds. las palabras leídas al momento de inaugurar la muestra y fotografías sobre tan emocionante momento 😉

La Comunidad Fotográfica Miradas Analógicas & Miradas Reveladas, nace como un espacio alternativo de difusión de las nuevas generaciones fotográficas, venezolanas principalmente. A pesar que en 2016 fue que decidimos darle formalidad a este proyecto, llevamos años transitando las diversas calles de Caracas, con nuestros variados equipos fotográficos, explorando cautelosamente los espacios públicos que nos han sido arrebatados por los flagelos que todos conocemos. A partir de caminatas fotográficas grupales nos empezamos a conocer y nos dimos cuenta de las similitudes de lo que andábamos buscando visualmente: reconocer y conocer nuestros sitios urbanos y sus respectivas dinámicas sociales.

 Entendiendo lo complejo de nuestra realidad, la exposición colectiva Miradas Ocultas sobre el Paisaje Urbano, muestra como doce miradas interpretan sus espacios urbanos, desde lo íntimo de la cotidianidad hasta lo grupal y foráneo de una primera interpretación visual de una parroquia populosa.  Nos ocultamos y/o nos mimetizamos dentro del caos, fotografiamos y así nos apropiamos de los espacios, asumiendo nuestro momento histórico y utilizando la fotografía como un medio de comprensión y resistencia ciudadana…

 Francois desde lo fugaz y contundente que puede llegar a ser su mirada, Armin desde la exploración continua de los medios analógicos y la dualidad que en ellas representa, una dualidad que bien puede representar parte de una identidad colectiva; Enrique caótico, muy caótico (aunque hay un orden visual en tu caos) y en crecimiento constante desde el  blanco y negro; Gabriela que nos sorprende día a día con su cotidianidad, que a la vez puede ser la nuestra, perpetuada a través de sus imágenes realizadas con su móvil; Julio con sus cámaras estenopeicas que lleva consigo casi siempre y que le permiten una libertad creativa en la calle que muchos envidiamos; Isamary con sus largos viajes que se han transformado en esos poéticos encuentros desde el bus; Oriana que desde la técnica nos muestra a esa Caracas endemoniada y más cercana a su realidad, a diferencia de esa ilusión de otrora, de ser una sucursal del cielo; Sebastián un pana chileno que nos adoptó y que descubrió que “Venezuela te dice que intentes, inventes y apuestes y que esperes a ver qué sale, porque Venezuela es analógica” y que nos muestra en su pieza un equilibrio tropical que a pesar de su fuerte influencia de fotografía de mediados del siglo pasado nos hace recordar que quizás estemos aún atrapados en ese espacio temporal;  Aglaia que desde su espacio solitario trata de mostrarnos la Caracas que ella siente, que percibe desde la más resplandeciente oscuridad; Brenda que nos muestra una mirada curiosa y exploratoria sobre uno de los microcosmos de la Gran Capital y Mario que nos muestra una ruptura de la continuidad del paisaje desolado y acabado, como sí esa ruptura estuviera condenada a la eternidad a repetirse una y otra vez… Más allá de su representación fotográfica.

En todas estas miradas, que pocos conocen más allá de las redes sociales, encontramos una búsqueda constante, todos obsesionados de alguna manera con esa ciudad que nos trasgrede todos los días, pero nos mantiene seducidos constantemente. Porque lo prohibido enamora…

Agradecemos enormemente a quienes han hecho posible este pequeño sueño realidad, a la Prof. Melin Nava por la oportunidad de darnos espacio en el marco del Mes de la Foto, por su apoyo y regaños oportunos.

 A AVECOFA por brindarnos el apoyo de exponer en sus espacios, en especial a  Yuri Liscano, clave fundamental de la fotografía venezolana en estos momentos, defensor de nuestros diversos espacios expositivos; nuestra generación no olvidará el trabajo de formación que viene desarrollando desde el Museo de Bellas Artes.

También agradecemos a Ricardo Arispe, quien nos ha apoyado en todo momento desde lo tecnológico hasta lo material y lo moral.

A Aglaia Berlutti, por ser la correctora por excelencia de mis pensamientos barrocos y por ser prácticamente co-curadora de esta muestra.

A la Embajada de Francia y la Alianza Francesa por promover y dinamizar al sector fotográfico de nuestro país, por generar estos espacios que tanta falta hacen…

A los miembros de nuestra comunidad, aquellos que acuden a nuestras convocatorias cuando vamos a tomar las calles de Caracas, fotográficamente hablando, y quienes nos envían sus portafolios y otras imágenes fotográficas con miras a ser publicados en nuestros medios de difusión digital. 

Y a todos y cada uno de los integrantes de esta muestra, gracias por la confianza y por creer en este proyecto, que esperamos expandir y llevar a otros espacios expositivos, quizás durante el año 2017.

Sigan formándose fotográficamente en todos los aspectos que puedan, no suelten la cámara, ya que la fotografía es la excusa perfecta para acercarnos al otro, bien sea al humano o al espacio, y acercarnos al fin máximo: hacernos mejores seres humanos, mejores ciudadanos. 

Los invitamos cordialmente a visitar nuestra colectiva y nos harán muy felices si nos hacen llegar sus respectivos comentarios, a través de miradasanalogicas@gmail.com o nuestras RRSS.