1216x811x2 (1)

Viaje y fotos: La costa venezolana (I)

Quien me conoce sabe que soy una empedernida por el mar. Hace poco descubrí que incluso cuando estoy en la costa fría del pacífico, el mar me trae una paz indescriptible. Tengo muchísimas fotos del mar, como pueden imaginarse a este punto.

En esta entrega les voy a enseñar los mares de mi país, los que me alimentaron la vista y el alma por muchísimo tiempo y a los que vuelvo cuando mi mente me pide calidez en la melancolía.

1216x811x2 (1)
© Oriana Mejías

Bahía de Cata es la playa de mi niñez. Papá nos llevaba ahí los lunes bancarios, luego de sacarnos del colegio a media mañana. Es mi mejor recuerdo. Normalmente la playa para mí significa familia. La luz de la mañana que baña las bahías, esa es la mejor luz para mí.

1216x779x2
© Oriana Mejías
1216x773x2
© Oriana Mejías
1216x416x1
© Oriana Mejías

Chichiriviche es otro rincón personal. Solía pasar mis cumpleaños en ese pueblito de la costa de Falcón, era casi un ritual. Mi hermano y yo cumplimos años el mismo día, así que nos llevábamos una cantidad importante de peroles, comida. La semana se hacía eterna, porque cuando somos niños, el tiempo casi no pasa. Al regresar a “Chichi”, ya mayor, con mis cámaras, descubrí que si en algún lugar los atardeceres son hermosos y brillantes, es ahí, a orilla de playa, sin olas. Ser uno con la iridiscencia del paisaje.

1216x421x1
© Oriana Mejías
1216x423x1
© Oriana Mejías

La isla de Margarita es indudablemente una insignia venezolana en muchos lugares del extranjero. Eso lo sé ahora que vivo lejos de mi país y es genial poder hablar con propiedad sobre ella. Muchos disfrutamos de la Isla cuando ya somos adultos, por la cantidad de kilómetros que se deben hacer para ir de una playa a la otra, sacar provecho de toda la belleza. De niña fui, de adulta viví Margarita con todos sus colores, y con el extra imperdible de Isla de Coche.

1216x405x1
© Oriana Mejías
1000x688x1
© Oriana Mejías